domingo, 12 de agosto de 2012

Una buena apuesta de Medellín

ORIGINAL: El Colombiano
12 de agosto de 2012


Con apoyo en la educación, Medellín inició un proceso de transformación y ahora proyecta su futuro con un compromiso serio en torno a la ciencia, la tecnología y la innovación.

Medellín avanza en la ruta de consolidarse como ciudad del conocimiento, con apoyo en la ciencia, la tecnología y la innovación.

Anuncios recientes del alcalde Aníbal Gaviria hablan de un gran impulso a lo realizado por las dos administraciones anteriores en el campo de la educación, como factor transformador de la sociedad.

Este empeño comenzó a materializarse con Ruta N y la estrategia de Medellín Ciudad Cluster, experiencias que buscan posicionar a Medellín como ciudad competitiva.

Ahora se proyectará hacia el futuro mediante una política pública y la formulación de un plan, aprobado ya por el Concejo, por el cual el 7 por ciento de los excedentes de EPM se destinarán a la ciencia, la tecnología y la innovación.

Medellín se convierte así en la primera ciudad del país, y quizás la única, en contar con un plan que le permitirá trazar estrategias para fomentar la investigación científica y la aplicación de nuevas tecnologías, en el mediano y el largo plazo.

El resultado previsible será una mayor inserción de la economía antioqueña en los mercados mundiales, por el camino de mejorar la competitividad de sus empresas y con el trabajo de los seis cluster que actualmente están operando.

Apoyada en la educación, Medellín inició un proceso de transformación que las últimas administraciones han asumido con seriedad, pero que exige la participación del sector privado, de las universidades y otros actores del Sistema Regional de Innovación.

Ejemplo de iniciativas que suman en este empeño son la alianza entre la Alcaldía de Medellín y la Universidad de Antioquia, que permitió la creación, hace cinco años, del Parque del Emprendimiento para empezar a fomentar en nuestro medio la Cultura E

También son modélicos proyectos como Tecnova, e iniciativas como los Comités Universidad-Empresa-Estado y la unión de esfuerzos entre la Alcaldía de Medellín, Comfama y Crea-me para constituir el fondo de capital de riesgo “Capital Medellín”, para apoyar empresas con modelos de negocios innovadores.

Y no podría dejar de destacarse la cuantiosa inversión proyectada por Empresas Públicas para hacer realidad el Centro Nacional de Nanotecnología, el Centro de Investigación del Agua y la constitución de un fondo de capital de riesgo en innovación y emprendimiento.

A la consolidación de una plataforma en ciencia y tecnología se sumará también, en los próximos meses, la integración del Instituto Tecnológico Metropolitano -ITM-, el Pascual Bravo y el Colegio Mayor de Antioquia, para fortalecer la educación tecnológica.

Adicionalmente, con una inversión sin precedentes en la historia de la ciudad, la administración municipal le dará un impulso a la enseñanza de una segunda lengua, con el fin de posicionar a Medellín como un territorio bilingüe.

Está probado el papel transformador de la educación y por eso creemos que una mayor inversión, como ahora se propone, permitirá a la región lograr un mejor nivel de desarrollo.

Es lamentable que el país le haya dado la espalda a la ciencia y la tecnología por falta de una política de Estado, que además de incrementar los recursos, vele por la correcta destinación de las regalías que, por ley, se deben invertir en este campo.

Frente a esta situación resulta alentador que Medellín sí esté pensando que es posible construir una ciudad más equitativa, al asumir un liderazgo en el impulso a la ciencia, la tecnología y la innovación, para allanar el camino hacia la sociedad del conocimiento.

Opinión
Mayor conocimiento al servicio de mejor calidad de vida
Por: Rafael Aubad
Vicepresidente de Proantioquia

El hecho de que la política de ciencia y tecnología sea pensada como política social para propiciar una sociedad más equitativa, es una característica muy especial de los planes que se están ejecutando en nuestra región. Y esto nos hace confiar en que avanzamos de la mano de una política pública bien concebida, de una responsabilidad ciudadana y de un mayor conocimiento.

La inversión en ciencia y tecnología es muy importante porque en la medida en que las sociedades progresan la gente quiere recibir muchos más medios para mejorar su calidad de vida y desarrollar sus potencialidades como sere humanos.

Somos una sociedad que no tiene grandes ventajas por las condiciones difíciles de su geografía, para poder desplazarse y tener cercanía con otras regiones, y que además no dispone de la mejor infraestructura. Por eso, tenemos que desarrollar la capacidad de innovar y aplicar la tecnología para ser más competitivos.

Sin duda la capacidad de crear de los antioqueños es una de sus grandes ventajas y eso hay que aprovecharlo más.

Que la región les apueste a la educación, a la ciencia, a la tecnología y la innovación es el resultado de sumar pequeños pasos y haber confiado en que hay que tener gobernantes que construyen sobre lo construido por su antecesor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario