viernes, 31 de agosto de 2012

Autoridades evalúan causas del desastre ecológico en Mallorquín

ORIGINAL: El Heraldo
Por Marly Obredor Salazar

Una comisión de la Gerencia de la Contraloría General de la República recorrió la ciénaga.
Establecer con claridad las causas de la alteración del equilibrio del ecosistema de la ciénaga de Mallorquín, que desencadenó en la mortandad de peces reportada ayer, es la prioridad de las autoridades ambientales de Barranquilla.

De acuerdo a lo expresado por el jefe de Control y Vigilancia del Damab, Ángel Romo Padilla, un equipo técnico de la entidad ambiental diseñó un programa de muestreo para establecer la calidad del agua de la ciénaga y la que llega del arroyo León.

Así mismo, programó un recorrido para analizar los vertimientos de agua que realizan diferentes empresas a esa cuenca. “Debemos identificar cuáles empresas realizan vertimientos en la ciénaga, para luego establecer las características físico-química de los mismos”, expresó el funcionario.

Romo indicó que de acuerdo a las características que se notaron en el agua (color verdoso, proliferación de algas), esto podría darse por el aporte de nutrientes como fósforo y nitrógeno.No me gustaría especular, pero estos elementos podrían estar presentes en el agua que salen de la Edar (Estación Depuradora de Aguas Residuales del Distrito de Barranquilla), ubicada en el barrio El Pueblo”.

El ingeniero ambiental dijo que los análisis de laboratorio deberán comprobar o descartar esta hipótesis. Indicó que precisamente el Damab financió un proyecto de optimización de la Edar.

Esta teoría coincide con la denuncia realizada por Luz Helena de Sarmiento, líder de la veeduría ciudadana conformada por las comunidades de Puerto Colombia, quien cuestionó si la laguna de oxidación del Pueblito tiene la capacidad requerida para tratar las aguas residuales provenientes de las empresas instaladas en el sector de Juan Mina.

El ingeniero Ramón Hemer, gerente de Operaciones de la empresa Triple A, que tiene a su cargo la Estación de Aguas Residuales, descartó de plano que el agua que sale de la Edar esté ocasionando el daño ecológico.

El funcionario dijo que el agua que es tratada en la Edar es de uso doméstico y no industrial, “nuestro comportamiento ha sido el mismo durante los 12 años de funcionamiento de la estación, en cuanto al agua de entrada y al agua de salida. Mucho más ahora que el Damab adelanta el proyecto de optimización para eliminar nitrógeno y fósforo”, insistió.

El representante de la Triple A, empresa que apoyó la recolección de los peces muertos de la Ciénaga, dijo que se inclina más hacia la teoría que indica que las aguas se encontraban estancadas a la altura del puente sobre la 51B y que al correr, ocasionaron la mortandad.

También pidió que se revisen los canales que intercomunican las aguas de la ciénaga con el Río Magdalena, pues tiene conocimiento que los mismo se encuentran taponados, lo que también podría afectar el equilibrio natural de ese cuerpo.

Ayer, una comisión de la Gerencia de la Contraloría General de la República, liderada por Manuel Díaz Jimeno, se hizo presente en la zona y realizó un recorrido por la ciénaga, al tiempo que escuchó las inquietudes de los pescadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario