lunes, 20 de agosto de 2012

AGU intenta derrocar acción que paraliza Belo Monte.


El gobierno puso la Oficina del Procurador General (AGU) en acción para evitar la paralización de las obras de la represa de Belo Monte, en construcción en la ciudad de Vitória do Xingu, Pará, un grupo de expertos AGU se movilizó para tratar de derrocar al más antes posible la decisión de la Clase 5 ª del Tribunal Regional Federal de la 1 ª Región (TRF-1), que tuvo que suspender la construcción de la planta sobre la base de que los indios de la región deben ser consultados por el Congreso sobre el impacto del proyecto. La decisión del juez federal  Souza Prudente, que se basa en la Constitución brasileña y las leyes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para pedir a la prevención del trabajo, se tomó el martes. Hasta ahora, sin embargo, el consorcio Norte Energia, responsable del proyecto, afirma que no fue notificada oficialmente de la decisión y, por ello, mantiene a los trabajadores activos en las obras de construcción.

En el gobierno, la creencia es que los indios fueron consultados previamente y que la decisión será revocada por la AGU TRF antes de llegar a la Energía del Norte. En la región, la preocupación se centra en la posible necesidad de desmovilizar a los trabajadores.

Belo Monte ha crecido a más de 12 mil empleados. De ellos, 10.200 están conectados al consorcio la construcción de Belo Monte (MCBC), un grupo de contratistas liderado por la constructora Andrade Gutierrez. Alrededor del 45% de la cuota tiene casa en Altamira, situada a unos 80 km de las bases de la obra. El restante Andrade 5 mil empleados, por lo tanto, son de otras regiones. Si la empresa está paralizada, la empresa tendrá que envíe trabajadores a sus casas, o mantenerlos en el cuartel.

La expectativa es que el Norte Energia Belo Monte tiene el mismo resultado que Teles Pires hidroeléctrica que se está construyendo también en Pará El martes, el presidente del Tribunal Regional Federal de la 1 ª Región, Mário César Ribeiro juez autorizó la continuidad trabaja planta Teles Pires, que fue paralizado por una demanda presentada por TRF-1.

A través de un comunicado, la Energia Norte dijo que las comunidades indígenas de la región siempre han sido consultados y sus opiniones respetadas en el diseño del proyecto. La compañía afirma que con el apoyo de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), llevado a cabo entre diciembre de 2007 y octubre de 2009 un total de 38 reuniones en 24 pueblos que forman parte del proceso de consulta, así como las cuatro audiencias públicas en las ciudades de Nuevo Brasil, Vitória do Xingu, Altamira y Belén consulta en los pueblos respetar las costumbres y tradiciones de las comunidades. Para aquellos que no entienden portugués - Los pueblos indígenas Bacajá Xikrin, Parakanã, Araweté, Arara y Assurini - intérpretes fueron utilizados, elegido por ellos, que estaban a cargo de la traducción del portugués hacia su lengua materna. Según la compañía, el público atraído cerca de 8.000 participantes, entre ellos más de 5000 en Altamira. De ellos, unos 200 eran dirigentes indígenas de las comunidades.

Fuente: VALOR ECONÓMICO-SP

No hay comentarios:

Publicar un comentario