lunes, 4 de marzo de 2013

Palabras del rector de la Universidad acerca del premio de Medellín, la ciudad más innovadora.

ORIGINAL: EAFIT Noticias

Juan Luis Mejía
"Creo que el gran valor que hay en este reconocimiento es que nosotros no inventamos el metro, no inventamos los cables aéreos, no inventamos las escaleras eléctricas, ni las bicicletas, pero la ciudad, a todas estas tecnologías que hemos traído les damos una apropiación social y un sentido de utilidad para todas las personas y eso es lo que nos reconocen

En muchas ciudades hay metro, pero en ninguna hay cultura metro. En muchos campos de esquí hay cables aéreos, pero es la primera vez que estos cables se utilizan para transporte urbano, en todos los centros comerciales hay escaleras eléctricas, pero nunca se había pensado en usarlas para superar las dificultades de acceso a ciertos barrios de Medellín. 

Es apropiarnos de tecnologías foráneas para el bienestar general. Lo que es importante es entender que este reconocimiento no oculte los problemas que vivimos.

Esto nos tiene que servir de acicate para ser innovadores, también, para superar la violencia. Desconocer que esta ciudad se ha convertido en referente en otras partes del mundo es una tontería. Esto es muy importante para la autoestima de la ciudad y para las organizaciones y las universidades contar con una marca de ciudad que permita intercambios académicos y científicos. 

Los procesos de innovación son una cadena continua. Siempre se construye sobre lo construido. El gran reto que tienen, no solo los gobernantes, sino los que tenemos responsabilidades de dirección, es continuar este proceso, no lo podemos frenar. Esto nos dice que podemos alcanzar altas metas. 

La innovación es un proceso cotidiano que requiere que todos cambiemos de piel, como las culebras, cada tanto tiempo. No podemos dedicarnos a la complacencia, esto nos reta a ser cada día diferentes y mejores. 

En Medellín tenemos dos grandes retos: superar la inequidad y la violencia, que van íntimamente ligados. Tenemos que romper muchos arquetipos y estructuras sociales que no permiten que seamos una ciudad más igualitaria y mucho menos violenta. Este reconocimiento nos obliga a esa tarea".

No hay comentarios:

Publicar un comentario