domingo, 27 de noviembre de 2011

Colombia, bajo un invierno anunciado

ORIGINAL: ElColombiano
Juliana Eusse Guerra- Mariana Ramírez Vidal | Medellín | Publicado el 27 de noviembre de 2011

EL PAÍS NO ha tenido la capacidad para enfrentar el duro Fenómeno de la Niña de 2010 y ya padece el segundo.

Colprensa | Los cierres por deslizamientos en la vía La Línea
 le han dejado al país pérdidas por 200.000 millones de pesos.

Hoy 104 familias lloran la ausencia de un ser querido que perdió la vida a causa de una avalancha, una inundación, un deslizamiento, una tormenta eléctrica... o cualquier otro fenómeno relacionado con las lluvias que no cesan en el país.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), pronostica que para el próximo 15 de diciembre las nubes podrían estar dejando de cubrir los cielos de Colombia, pero mientras tanto, las carreteras colapsan, las montañas se desprenden, los ríos se desbordan y los colombianos siguen padeciendo las inclemencias del Fenómeno de la Niña.

¿Qué pasa con la atención?
Al parecer falta coordinación entre las entidades encargadas de atender la ola invernal, que llegó al país cuando a penas comenzaban a ejecutarse las obras de reconstrucción en infraestructura destruidas por la primera ola invernal de finales de 2010 y principios de 2011.

Colombia Humanitaria, entidad encargada de atender en asistencia humanitaria y rehabilitación del Fenómeno de la Niña que se presentó en 2010, indicó que el 94 por ciento de las tareas están en ejecución en los municipios afectados.

Sin embargo, en una discusión que se llevó a cabo el pasado martes en el Congreso, el senador Antonio Guerra de la Espriella afirmó que las cuentas en la atención a la emergencia invernal, no coinciden y pidió claridad al Gobierno.

Además, el Senador señaló que 27 localidades reportaron excesiva tramitología en la contratación, a pesar que los recursos no están sujetos al régimen de contratación pública. Así mismo, dijo que 64 denuncian, además de la tramitología, demoras injustificadas en el giro de los recursos.

Frente a este tema particular, Colombia Humanitaria aseguró que los inconvenientes que se han presentado se deben a varias razones, entre ellas a que la atención ha sido directamente proporcional a la tragedia y que la avalancha de solicitudes también desbordó la capacidad de la Fiduprevisora, que ante las denuncias permanentes de los alcaldes porque no se hacían a tiempo los desembolsos, tuvo que adelantar un plan de choque apoyado por Colombia Humanitaria.

En el mismo debate, el Gerente del Fondo Nacional de Calamidades de Colombia Humanitaria, Everardo Murillo, denunció que hay irregularidades en 74 obras por 14 mil millones de pesos. "De eso deberán dar cuenta alcaldes y Gobernadores", dijo.

Al respecto, la Contraloría de la República, afirmó que han recibido dos mil denuncias en todo el país sobre malos manejos de los recursos destinados a atender la ola invernal. Por su parte la Procuraduría Nacional aseguró que se adelantan cerca de 370 investigaciones a funcionarios públicos en el mismo sentido, de las cuales 80 corresponden a la presente temporada de lluvias.

Mientras las entidades se debaten entre quién y cómo se ha fallado en la atención a la presente ola invernal, el país la padece.

Hoy están en alerta roja los ríos Magdalena, Bogotá, Cauca y Atrato. 371.883 personas se han visto afectadas por las lluvias y 65.206 viviendas han resultado averiadas y 495 destruidas.

Caldas, Antioquia y Quindío están en amenaza alta de deslizamiento en áreas inestables y, solo los cierres de esta semana en una de las principales arterias del país, La Línea, ha dejado pérdidas por más de 200.000 millones de pesos.

A pesar de lo anterior, el presidente Juan Manuel Santos dice que no decretará aún emergencia nacional.
La Sabana de Bogotá es una de las zonas del país más afectadas por la segunda ola invernal.

"El país no puede hablar de que estamos ad portas de declarar una nueva emergencia, no se necesita, no hay necesidad de declarar una nueva emergencia", manifestó Santos, aunque dice ser consciente de que esta vez el nivel de lluvias ha sido superior al de la primera aparición del Fenómeno de la Niña.

El no declarar emergencia le ha valido varias críticas al Presidente.

El senador Carlos Baena, pidió mayor liderazgo por parte del mandatario ante la situación que vive el país.

"Me llamó la atención que esta semana, con todo lo que se ha presentado en el país, Santos está de gira internacional. Necesitamos que se ponga al frente de este tema porque es el único que tiene la capacidad de convocar a todos los ministerios y a las entidades territoriales para asumir los efectos de este Fenómeno de la Niña que está alcanzando las cifras del pasado y como vamos, lo van a superar", dijo Baena.

Por su parte, el presidente del partido de la U y senador, Juan Lozano, cree que al Gobierno le resultará inevitable declarar la emergencia.

» Contexto

Así reportan la ola invernal las entidades y organismos nacionales

Gobierno Nacional: no hay emergencia
La semana anterior el presidente Juan Manuel Santos se pronunció sobre la reciente temporada de lluvias que azota el país a raíz del Fenómeno de La Niña, dijo que el Gobierno no acudirá nuevamente a declarar un estado excepcional de emergencia. "El país no puede hablar de que estamos ad portas de declarar una nueva emergencia, no se necesita, no hay necesidad de declarar una nueva emergencia", manifestó Santos.

El mandatario señaló que no se puede hablar de que los efectos han sido más graves que el año pasado, pues hay menos damnificados aunque el número de víctimas mortales ha aumentado.

Santos declaró que el volumen de lluvias ha sido mayor al del año pasado y que esto se ha traducido en más deslizamientos y derrumbes. Reportó que hasta el momento son más de 200 los derrumbes que se han atendido por parte de las autoridades, lo cual se hace entre 24 y 48 horas; resaltó que en algunos casos las vías se han podido reabrir antes de lo previsto.

Además, el mandatario dijo que hay un grupo de alrededor de 500 mil personas, entre policías, miembros de la Defensa Civil, socorristas voluntarios y Ejército que actúan en los casos de emergencia.

Santos concluyó que el país se debe ir acostumbrando a vivir en riesgo de inundaciones por más jarillones que se vayan a construir para prevenir los efectos de La Niña. En un sobrevuelo realizado por el mandatario sobre el río Bogotá, uno de los afluentes que ha presentado problemas a causa de las fuertes lluvias, informó que se hará un proyecto para recuperar el río Bogotá que afecta a la sabana. 

"Esa licitación se va a abrir a más tardar el 12 de diciembre y consiste en un proyecto que va a costar alrededor de 500 millones de dólares", manifestó.

Colombia Humanitaria: las tareas en marcha
Es importante aclarar que los recursos aprobados por Colombia Humanitaria a municipios, gobernaciones y entidades nacionales, están destinados a la rehabilitación y mitigación de riesgos, no a la reconstrucción.

En este sentido, Colombia Humanitaria indica que dentro de sus programas, a través del Fondo Nacional de Calamidades, existen tres relacionados con obras: obras menores, obras mayores y contención de cuerpos de agua (los famosos chorros). En marzo se aprobaron las primeras 507 solicitudes hechas en febrero por los alcaldes. Al cabo de un año de actividades de Colombia Humanitaria se aprobaron 4.250 solicitudes para obras. De ellas, 168 destinadas a la contención de cuerpos de agua, 3.710 para obras menores y 372 para obras mayores. Todas estas, en la primera respuesta, apuntan a la rehabilitación o a la mitigación de riesgos. 

De las 4.250 solicitudes de obras aprobadas, 4.009 han iniciado su ejecución. Esto quiere decir que el 94 por ciento están siendo ejecutadas en 1.064 municipios de 28 departamentos, es decir, todos los afectados por el Fenómeno de la Niña 2010-2011. La entidad informó además que los recursos dispuestos por Colombia Humanitaria para la ejecución de estas obras son superiores a un billón 641.000 millones pesos.

Para el control de esos recursos Colombia Humanitaria ha tenido el acompañamiento de los entes de control. "La Contraloría envía cada semana un informe express del seguimiento que hace en tiempo real. Además hay controles de Veedurías ciudadanas, control interno, ejercicios de rendición de cuentas con gobernantes locales promovidos por Colombia Humanitaria. Se ha estimulado, a través de 14 encuentros con 800 personeros de todo el país, la capacitación para que ejerzan control".

Invias: alerta frente a cualquier señal de riesgo
Según Invías las obras de reconstrucción por la pasada ola invernal han ido avanzando acorde con lo programado, de tal manera que en la mayoría de los puntos críticos donde se interrumpió el servicio, ya se cuenta con paso para todo tipo de vehículos. "No obstante, se ha presentado dificultades en la recuperación de algunas vías, debido a la gravedad de las emergencias causadas por la naturaleza y la saturación de los suelos y taludes", señaló la entidad.

Los recursos para las obras de reconstrucción de infraestructuras afectadas por el Fenómeno de La Niña se están destinando a las intervenciones de recuperación de las vías, tanto los provenientes del Fondo Nacional de Calamidades y los recursos propios de Invías, se han utilizado para la reconstrucción de las obras que fueron afectados por la pasado ola invernal.

Según Invías, las vías nacionales más afectadas por la segunda ola invernal son: La carretera Calarcá-Ibagué, las vías Honda-Villeta, Manizales-Fresno, Belén-Socha-Sacama, Tunja-Páez y Santa Cecilia-Asia.

Invías señaló que se lleva un monitoreo permanente por parte de sus ingenieros a través de las 26 territoriales y los 76 administradores viales que hay en todo el país. "Se incrementó el presupuesto de los contratos denominados de Monto Agotable con el fin de ser más eficientes en el tiempo y capacidad de respuesta, frente a los eventos negativos. Se viene coordinando con otras entidades las acciones que permitan atender las emergencias con la colaboración permanente de las mismas, como son Ministerio del Medio Ambiente, Corporaciones ambientales, DGR, Secretaria de Infraestructura", indicó la entidad.

Voceros del Invías afirmaron que mantienen maquinaria y personal necesario ubicados estratégicamente para hacer frente a cualquier evento que se presente.

Entes de control agudizan la vigilancia
El procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, aseguró que se adelantan alrededor de 80 investigaciones preliminares disciplinarias contra funcionarios públicos por no haber adoptado las medidas preventivas para evitar los estragos causados por la ola invernal. "Aproximadamente tenemos 370 investigaciones en la Procuraduría, 270 por la crisis invernal anterior y 80 por la actual. Tenemos un reporte muy amplio en todos los departamentos del país".

El funcionario agregó que el ente de control "tiene muchos reparos frente a la gestión de Colombia Humanitaria, la gestión de las fiducias y la poca ejecución que se realizó y lo hemos dicho de manera reiterada". 

Por su parte, Felipe Córdoba, contralor delegado para la Participación Ciudadana, afirmó que en todo el país la Contraloría ha recibido cerca de 2.000 denuncias por malos manejos de los recursos destinados a la ola invernal entre el 2010 y el 2011.

Malversación de recursos para campañas políticas, manipulación de los kit de ayuda para subirle sus costos y la utilización de bonos como medio de entrega al damnificado son las denuncias más comunes en todo el país según el funcionario. Aunque Córdoba prefirió no referirse a la labor del Gobierno Nacional y Colombia Humanitaria, afirmó que se está haciendo bien la tarea. "Nos abstenemos de dar opiniones en ese sentido, no estamos para criticar el modelo, la Contraloría lo que hace es vigilar que no se de pierdan los recursos públicos. Estamos trabajando duro, el esfuerzo del Gobierno Nacional ha sido impresionante pero desafortunadamente algunos ejecutores de estos recursos entre alcaldes, gobernadores y operadores, no han hecho bien las cosas", indicó.

Congresistas denuncian ineficiencia
Graves inconsistencias en materia del manejo de los recursos destinados para atender la pasada ola invernal y desproporcionales diferencias en cuanto a las cifras de daños y víctimas, denunció ante el Senado de la República el primer vicepresidente de esta corporación, Antonio Guerra de La Espriella. Según el senador, no hay una información única por parte de las autoridades del Gobierno Nacional sobre las cifras y eso genera sospechas de que algo está pasando con los recursos que no se han girado.

"No todos los municipios afectados por la primera ola invernal han recibido la ayuda del fondo de calamidades y ya estamos inmersos en la segunda", advirtió.

El Presidente de la Cámara de Representantes, Simón Gaviria, se mostró realmente preocupado por la segunda ola invernal de la que es víctima Colombia. "Es realmente alarmante el tema del invierno, está vez Colombia no estaba preparada para está segunda temporada y las consecuencias han sido nefastas, el invierno nos cogió con los pantalones abajo, sin embargo ayudaremos a todas las víctimas", manifestó Gaviria. Para el Senador Carlos Baena el principal problema radicó en haber hecho el cambio institucional en plena emergencia. "El gobierno se precipita a crear Colombia Humanitaria, la crean con un buen propósito pero por estar en lo urgente, se perdió de vista lo importante: una verdadera política de gestión de riesgo en Colombia para hacer prevención. El senador Juan Lozano afirmó que si bien el país atraviesa por una situación climática atípica, en Colombia hay décadas de atraso en obras fundamentales para prevenir inundaciones y deslizamientos. "Hay que acelerar la entrega de ayudas humanitaria, así como las obras de prevención y contención", dijo.

Fedemunicipios defiende mandatarios locales
La Federación Colombiana de Municipios destacó que la inmensa mayoría de los Alcaldes está haciendo bien su trabajo, de acuerdo a las cifras de Colombia Humanitaria. La organización señaló que las lecciones aprendidas en la pasada ola invernal hoy se están aplicando y por ello las cifras de daño y damnificados han disminuido. "Los gobernantes han realizado enormes esfuerzos por trabajar contra el tiempo y contra el clima, por lo cual el 97 por ciento de las obras menores financiadas con los recursos de Colombia Humanitaria a la fecha se encuentran satisfactoriamente ejecutadas o en proceso de terminación. Sin embargo, es claro que ante una naturaleza descontrolada es muy difícil evitar completamente consecuencias", indicó la federación mediante un comunicado de prensa.

El director ejecutivo de la organización, Gilberto Toro Giraldo, expresó su preocupación por la situación actual de las comunidades locales y el panorama que se avecina al terminar el fenómeno de la niña. Así mismo, propuso los buenos oficios de la organización para encontrar salidas que mitiguen el dolor de los directamente afectados y para trazar los caminos que permitan prevenir y recuperar los niveles de vida y de crecimiento. "Frente a los daños sufridos en la infraestructura vial nacional y terciaria las perspectivas no son nada positivas, pero no debemos quedarnos en los problemas, sino desde ya sentarnos en una mesa de trabajo nacional y encontrar las salidas a los retos que esto representa, seguir con un programa de prevención local, regional y nacional y disponernos a trazar y crear las vías y medios para que nuestra infraestructura sea de primera y genere el progreso que merecemos", señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario