martes, 30 de julio de 2013

La ciudad de Buenos Aires promueve el empleo "verde"

ORIGINAL: Noticias Ambientales
26/ 07/ 2013 


La Agencia de Protección Ambiental firmó un convenio con la fundación UOCRA 


La Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires firmó un convenio con la Fundación UOCRA para llevar adelante un proyecto de educación ambiental laboral que promoverá el empleo verde en la Ciudad de Buenos Aires, y posiciona a la Ciudad como la primera ciudad del país trabajando para una economía verde.

El convenio incluye capacitar a recursos humanos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en la construcción de Normas de Competencias Laboral en Empleo Verde lo que permitirá definir los conocimientos y habilidades que se requieren para el desempeño eficiente de los diferentes empleos verdes en la Ciudad. En este sentido, el convenio también prevé que la Fundación UOCRA capacite los primeros trabajadores verdes de la Ciudad bajo este nuevo paradigma que exige la sustentabilidad.

Estas capacitaciones serán gratuitas para los Ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires, ya que son financiadas mediante un premio recibido por la Ciudad otorgado por la Red Metrópolis al Centro de Economía Verde de la Agencia. Las primeras capacitaciones serán para formar instaladores para la provisión de agua caliente sanitaria a través de sistemas solares térmicos y para la provisión de electricidad a través de sistemas solares fotovoltaicos.

Todas estas acciones están enmarcadas bajo las áreas de Educación Ambiental y del Centro de Economía Verde de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires con el objeto de introducir en todos los niveles del sistema educativo, la educación ambiental para la formación de ciudadanos responsables y profesionales comprometidos con el ambiente y entendiendo que la Economía Verde es el vehículo para el desarrollo sustentable.

Según la Organización Mundial del Trabajo, el cambio climático conducirá, a mediano y largo plazo, a un grave trastorno de la actividad económica y social en muchos sectores en todos los continentes. El cambio climático en sí mismo, el proceso de adaptación y los esfuerzos para frenarlo reduciendo las emisiones, tienen repercusiones de gran alcance en el desarrollo económico y social, en los modelos de producción y, por lo tanto, en el empleo, los ingresos y la reducción de la pobreza.

Estas repercusiones implican tanto mayores riesgos como oportunidades para los trabajadores en todos los países, pero en particular para los más vulnerables en los países menos desarrollados. Se estima que el mercado global de productos y servicios ambientales debería aumentar un 100% en los próximos años, alcanzando los 2.740 millones de dólares para el año 2020. La mitad de este mercado se refiere a proyectos de eficiencia energética y el resto a la movilidad sostenible, al suministro de agua segura y de servicios sanitarios y a la gestión de residuos y emisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario