martes, 6 de enero de 2015

En La Romera, a 20 minutos del parque de Sabaneta, viven pumas


 
Los pumas permanecieron varios minutos ante las cámaras automáticas de Rastreo Colombia, lo que permitió imágenes nítidas. FOTOS Cortesía de Rastreo Colombia

 
El registro de Rastreo Colombia se destaca porque fueron grabados tres ejemplares y de día.


Panorámica que se contempla desde el alto La Romera, área protegida de Sabaneta.

 
 José F. Navarro con Negra, la perra que lo apoya en el rastreo.


Los pumas permanecieron varios minutos ante las cámaras automáticas de Rastreo Colombia, lo que permitió imágenes nítidas. FOTOS Cortesía de Rastreo Colombia

95 a 160 centímetros es la longitud de un puma. La de un perro pastor alemán ronda los 100 centímetros.

en definitiva
Ya son varios los registros de pumas en las laderas del Aburrá, lo que demuestra la gran biodiversidad que hay en estas montañas y la necesidad de conservar los bosques para protegerla.

Parece increíble que en el mismo territorio que viven tres millones y medio de personas, en el valle donde está Medellín, la segunda urbe de Colombia, habiten pumas (puma concolor) y estén por ahí, moviéndose, con pasos sigilosos ante la inmensa ciudad.

Y no se han visto una sino varias veces. La última la registró Rastreo Colombia, un grupo de biólogos y ecólogos de la Universidad de Antioquia que, con cámaras trampa, logró captar a una hembra y dos ejemplares juveniles en el alto La Romera, a solo 20 minutos del parque de Sabaneta, en el sur del Aburrá.

Los expertos vienen trabajando en la zona desde hace un año, monitoreando fauna con estas cámaras que se activan con calor y con el movimiento de los animales.

De ahí su alegría cuando el pasado 13 de diciembre, tras revisar los videos, el biólogo José Fernando Navarro Peláez, integrante del colectivo, vio los pumas en la grabación que se logró el 24 de noviembre pasadas las cinco de la tarde.

El felino más grande del país, después del jaguar, ya había sido registrado en las montañas de este valle en un amanecer de agosto de 2012 y a principios de abril de 2013; ambas, en cámaras automáticas del grupo Aburrá Natural.

La sorpresa fue gigante; no esperábamos que hubiera pumas tan cerca”, expresó en 2013 el biólogo Juan David Sánchez, miembro de ese equipo.

Conservación


El de 2012 fue de los hallazgos más importantes de fauna silvestre del área metropolitana de los últimos tiempos. Y el de ahora sí que lo es, porque se dio en un sector mucho más cercano a la zona urbana y en las imágenes se observa cómo los ejemplares estuvieron varios minutos ante la cámara en la claridad del día.

Por eso Corantioquia, autoridad ambiental en el Aburrá rural, destacó el hecho. Luisa Fernanda Jaramillo, subdirectora de Ecosistemas de la entidad, indicó que es muy importante, porque muestra ecosistemas bien conservados en un territorio tan cercano al área metropolitana.

Se logra la presencia de estos grandes felinos porque existen varias áreas muy bien conservadas en los alrededores, como el alto de San Miguel y las áreas boscosas entre Envigado y El Retiro”, explicó la funcionaria y les hizo un llamado a la comunidad y a los propietarios de predios para que conserven los bosques.

José Fernando Navarro contó que haciendo un trabajo en La Romera identificó excrementos de puma en marzo de 2013. “A partir de ese hallazgo puse más cámaras, desde 2.300 a 2.600 metros sobre el nivel del mar. El trabajo fue desde diciembre de 2013. Es algo de muchas horas. No se creía de estas especies de mamíferos allí; a 200 metros hay casas con perros grandes”, expresó.

Para Navarro, los pumas están dentro de “la fauna invisible del valle”, pero, sostuvo, “toda la vida han estado”.

En su criterio, la importancia del hallazgo radica en detectar que se trata de una población de pumas establecida que come lo que encuentra en el bosque. “Muy pocas ciudades del mundo tienen pumas tan cerca”, aseguró y mencionó, como ejemplo, a Los Ángeles, Estados Unidos.

En su lista roja de especies amenazadas, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza sitúa al puma en la categoría de preocupación menor. En Antioquia están los seis felinos que habitan en Colombia: jaguar, puma, tres especies de tigrillos y el yaguarundi.

El grupo Rastreo Colombia también lo integran el biólogo zoólogo Andrés Arias Alzate y los ecólogos Juan Pablo Quintero y Paula Andrea Hurtado Parra. Ah, y muy importante, Negra, una perra con cruce de pastor belga, recogida en la calle, que les ayuda en las labores de rastreo.

Solo usamos esta perra, la idea es entrenar más. Trabajó en rescate de fauna de Porce III, no ladra para no ahuyentar la fauna - un cazador sí lo hace - y no es agresiva. La idea es mirar quién nos financia y entrenar perros para otros proyectos”, indicó Navarro.

Según explicó, un proyecto para rastrear jaguares con personas podría costar 500 millones de pesos, pero “en Brasil entrenaron perros para encontrar excretas de jaguar y, con dos perros, en 10 días hallaron más de 300 excretas. Con ellas se pueden ver ADN, ácidos biliares, feromonas, presas de las que se alimentan, y no costó nada”.

Evitan a la gente

Tras conocer el registro de Rastreo Colombia, Juan David Sánchez, de Aburrá Natural, afirmó que varios de los pumas que se han registrado son residentes e incluso dijo que algunos han nacido en estas laderas. “Ellos establecen un territorio y los territorios son decenas de kilómetros cuadrados”, apuntó.

Explicó que los pumas se distribuyen en América, desde el nivel del mar hasta los 4.000 metros de altitud, y en el norte del continente se han documentado ataques de estos animales, pero en Colombia no se tiene conocimiento de alguno.

Ellos tratan de evitar al máximo a la gente, las luces, el ruido y a los animales domésticos”, comentó Sánchez e invitó a quienes habitan en fincas de estos sectores del Aburrá a que caminen con perros con correa y, en caso de encontrarse con uno de estos felinos, no salir corriendo sino retroceder lentamente sin perderlo de vista, pues este tiende a hacer lo mismo y a escapar. También sugirió no dejar animales domésticos sueltos para evitar depredación.

Este biólogo estimó que cada vez estaremos más en contacto con estos animales, debido al aumento de construcciones en laderas y en zonas como el Oriente cercano. Indicó que el registro de Rastreo Colombia debe motivar la gestión de entidades ambientales para prevenir conflictos como ataques, atropellamientos y la caza por considerar al puma una amenaza per se.

La Alcaldía de Sabaneta reportó que estaba enterada del trabajo con cámaras trampa, pero no del hallazgo de estos pumas. Sergio Montoya Montoya, funcionario de la Secretaría de Medio Ambiente, confesó que no imaginaban que en el municipio hubiera de estos felinos.

Informó que en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de la localidad, La Romera figura como parque ecológico y recreativo. “Allá no se puede construir; de la cota 1.800 hacia arriba es área de protección”, añadió y especificó que el parque está entre las cotas 1.900 y 2.650.

Parque de borde

Sergio Montoya agregó que La Romera se convertirá en parque de borde, como una de las estrategias del Cinturón Verde Metropolitano. La primera etapa de este proyecto del Municipio, el Área Metropolitana y Corantioquia consiste en el mejoramiento de la vía de acceso con obras de cunetas y recolección de aguas lluvias, lo que cuesta cerca de 1.300 millones de pesos.

La intervención empezó el pasado 10 de noviembre y va hasta finales de marzo del presente año. Etapas posteriores estiman adecuación de senderos y aulas ambientales. Esto se haría en unas cuatro hectáreas que serían el área de acceso para el público en general.

Contexto de la Noticia

INFORME 
Inversiones para proteger la riqueza ambiental de La Romera
  • Según información de Rastreo Colombia, en las 184 hectáreas de La Romera “encontramos más de 150 especies de aves, ocho de anfibios y reptiles y en sus quebradas han sido reportadas cinco especies de peces. El área cuenta además con 28 especies de mamíferos (entre murciélagos, roedores, perezosos, zorros, armadillos y tigrillos)”. Para este grupo, el Valle de Aburrá debe ser considerado territorio felino.
  • Corantioquia reportó que La Romera es área protegida local. La entidad tiene un convenio con el Área Metropolitana para reforestar predios públicos. Detalló que en 2014 se reforestaron 8,5 hectáreas con especies nativas y se aisló con 4.500 metros de cercos para una inversión de 79’312.541 pesos.
  • Para 2015 se tiene proyectado enriquecer 12 hectáreas con especies nativas y aislar 5.000 metros lineales de bosques con una inversión estimada de $96’833.714. “Lo anterior se realiza con la unión de esfuerzos técnicos, administrativos y financieros entre Corantioquia y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá”, puntualizó Corantioquia.
ORIGINAL: El Colombiano
Por Juan Carlos Valencia Gil
04 de enero de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario