viernes, 13 de marzo de 2015

Colombiana trabaja en revolucionarios implantes óseos absorbibles

El trabajo de Sandra Cifuentes, distinguido por el MIT, reduce cirugías a pacientes fracturados.
Foto: Tomado de MIT Technology Review
Sandra Cifuentes fue reconocida en España, pero es de Bogotá, Colombia.


Cuando un individuo sufre una fractura de gravedad, en la mayoría de los casos es necesaria una intervención quirúrgica en que se utilizan dispositivos de fijación ósea fabricados en titanio o en acero inoxidable. El objetivo es ofrecer soporte al hueso hasta que se regenere.

Es imperativo retirar los implantes en una segunda intervención para evitar complicaciones posteriores como la pérdida de densidad en el hueso o, en casos pediátricos, la interferencia en el desarrollo óseo del niño.

Sandra Cifuentes, una ingeniera química oriunda de Bogotá que trabaja en el Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas de Madrid, lidera el desarrollo de implantes ortopédicos, diseñados con magnesio y plásticos biodegradables, que podrían ser absorbidos por el cuerpo una vez cumplan su función. En otras palabras, desaparecen una vez el hueso se ha recuperado de la fractura.

"De esa manera, ya no sería necesaria la realización de una segunda intervención quirúrgica. Ello mejoraría la calidad de vida del paciente y reduciría los costos sanitarios", explicó Cifuentes a EL TIEMPO.

El año pasado, Cifuentes fue distinguida por el MIT en virtud de su trabajo disruptivo. La científica fue uno de los diez jóvenes innovadores, menores de 35 años, reconocidos en el marco de la edición española del foro Emtech.

"Cuando gané el premio me di cuenta de que lo que estoy haciendo es más novedoso de lo que pensaba. Me abrió los ojos", confiesa

Así funciona el invento
Las propiedades del magnesio favorecen la regeneración del hueso. El material ha sido objeto de estudio durante años. Sin embargo, la utilización de aleación de magnesio en implantes ortopédicos no ha sido posible hasta ahora. En un artículo de Emtech Europa, se explica que el cuerpo no tolera altas concentraciones de este metal y su rápida degradación compromete la salud del paciente.

Cifuentes y su equipo encontraron una solución para aprovechar las cualidades del magnesio en la reparación de fracturas: encapsularon las partículas del magnesio y de aleaciones de magnesio en matrices de plástico biodegradables (fabricadas en ácido poliláctico).

La encapsulación del magnesio permite que el mismo se degrade a un ritmo más lento y no afecte la salud.

"Con el enfoque de Cifuentes se garantiza que el material de estos implantes, además de ser biodegradable y reabsorbible, sea también bioactivo, es decir, induzca a la células a regenerar el hueso", se explica en un artículo de MIT Technology Review en Español

La innovación aún se encuentra en sus primeras etapas. En la siguiente fase de la investigación, será probada en animales.

Sandra Cifuentes se encuentra terminando su tesis doctoral. Para el desarrollo de esta invención cuenta con la financiación del Consejo Superior de Investigación Científica de Madrid. Además, es apoyada por el Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros.

"Según el investigador de la división de Materiales Avanzados del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (México), Vicente Rodríguez, miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 España, los nuevos materiales propuestos por Cifuentes 'tendrán impacto en la salud de las personas necesitadas de ellos y podrán ser aplicados en cinco a 10 años', se cita en el documento del MIT Technology Review en Español.

'Nuestra educación es más exigente que la de otros países'

Cifuentes estudió ingeniería química en la Universidad Nacional de Bogotá. Se fue de Colombia en 2008, cuando ganó una beca para completar sus estudios en Alemania y ahora se encuentra radicada en España para concretar su doctorado.

"Me gustaría volver a Colombia, pero no veo un decidido apoyo hacia la ciencia. Solo regresaría si encontrara la forma de seguir trabajando en ciencia y en investigación como lo hago acá", declaró.

Eso sí, Sandra destaca la calidad del sistema educativo colombiano: "Cuando me fui a estudiar afuera, iba con el clásico prejuicio de que lo nuestro es peor que lo extranjero. Con el tiempo, descubrí que la educación de nuestro país es mucho más exigente que la de Alemania y España. Entendí que gozamos de una capacidad creativa y de adaptación enorme; tal vez debido al entorno conflictivo, de guerra, en que vivimos".

"Sin embargo, hasta que Colombia no incluya la ciencia como factor esencial de su progreso, no vamos a llegar a ninguna parte", concluye.

ÉDGAR MEDINA
Redacción Tecnósfera
@EdgarMed


ORIGINAL: El Tiempo
Por: ÉDGAR MEDINA 
27 de febrero de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario